El campo cultural teatral

responde

Hemos preguntado a los y las profesionales de las artes vivas a través de un formulario anónimo. Las respuestas tratan de dibujar un estado de la cuestión (y emoción), mutante y en contradicción, de cómo la nueva situación pandémica está atravesando la creación artística y su materialidad laboral.

0
Profesionales de la cultura
0
No profesionales de la cultura

Tenía bolos/actividades profesionales programadas en los meses del confinamiento que se cancelaron

0
Cancelación

Durante el confinamiento (de marzo a junio de 2020) realizaron algún tipo de actividad artística profesional a través de plataformas tecnológicas

0
Actividad artística profesional
Piensan explorar otras formas de hacer teatro mientras dure la pandemia
51.1%
No
48.9%
Retoma su actividad profesional con el inicio de la nueva temporada, a partir de septiembre de 2020
Sí, con normalidad
23.4%
Sí, de forma muy reducida
63.8%
No
12.8%
Considera que existe una política de reprogramación clara y coherente
23.4%
No
76.6%

Considera que las artes escénicas recuperarán su dimensión de encuentro y copresencia en unos meses

52.1%
No
47.9%

El teatro sin encuentro físico no es teatro

62.5%
No
25%
Otros
12.5%
ImageImageImage
El teatro necesita el calor del público cerca.
Yihadismo teatral.
Puede ser una nueva manera de hacer teatro.

Considera que se ha abierto un nuevo campo de experimentación con nuevos lenguajes y teatralidades virtuales a raíz del confinamiento

55.3%
No
21.3%
Otros
23.4%
ImageImageImageImageImage
Un campo más bien complementario, más que alternativo.
Es posible. Pero la presencialidad es esencial en un arte vivo. Siempre podremos ver grabaciones de espectáculos, o de conciertos, pero sabiendo que es una forma sucedánea de asistir a una actividad como el teatro.
Se está intentando llegar a las casas haciendo teatro de manera virtual pero es muy complicado competir con las plataformas de ficción que ya existen.
El teatro es teatro. Los streamings son del ámbito del audiovisual.
Una alternativa a la situación actual, pero no es lo mismo ni lo deseable.

Defina en pocas palabras, a su parecer, qué es el “teatro confinado”

ImageImageImageImageImageImageImageImage
Una maravilla cuando, como hoy, hablas con Alba Flores por teléfono y esta te lee un fragmento de Lorca.
El teatro no está confinado; es el público el que lo está.
Teatro enlatado. Un contrasentido. Una quimera.
Una vía provisional para poder continuar con la profesión y actividades teatrales como una necesidad social y laboral.
Un arte escénico que ha convertido la imaginaria cuarta pared en una cámara, que distancia al público y los aplausos brillan por su ausencia.
¡Sentir y buscar una forma de ser, existir y expresarse!
Otra cosa, quizás interesante; pero no es teatro.
La necesidad de seguir.

Cómo definiría cultura y su relación con una sociedad democrática

ImageImageImageImageImageImageImage
Un espacio de reflexión y de profundización en los valores de la diversidad. También en sus contradicciones.
Podrida por las subvenciones
La Cultura es como los documentales de La 2; todo el mundo habla bien, pero al final nadie le hace caso.
La cultura es el conjunto de vivencias, experiencias y aprendizajes que una sociedad almacena en el saber colectivo nutriendo el sentido crítico, la opinión, la empatía y la sana relación entre el individuo y el colectivo.
La cultura tiene que ser uno de los puntales de la sociedad librepensadora.
Sin cultura no hay democracia.
Educar por medio del arte. Politizando en términos de libertad y libre expresión.

Defina en pocas palabras, a su parecer, como imagina el futuro de las artes escénicas en la temporada 2021/2022

ImageImageImageImageImageImageImageImage
Me gustaría que fuera más crítico. Desgraciadamente será parecido al actual
Habrá muchas compañías que se habrán quedado por el camino. El público se habrá dado cuenta de la importancia de las artes en vivo, de lo esencial que es la cultura para la sociedad, aunque esto no se reflejará fácilmente en las programaciones, que no habrán podido asumir casi dos años de parada. El peso de las nuevas tecnologías complementará la oferta y lo acercará a públicos diferentes.
Espero que en verano se empiece a recuperar un poco el teatro de calle.
Para esta temporada nos espera un panorama muy negro y muy duro. Si no fuera porque nos tenemos que seguir ganando la vida, diría que es una etapa muy buena para la creación, para generar aquellos contenidos que la sociedad después querrá ver y compartir.
Habrá dos escenarios que convivirán: retroceso y progreso.
Incierto, cambiante y diferente.
Futuro de incertidumbre y mucha resistencia, porque será más precario del que venimos mereciendo.
Imagino nuevas formas de crear y proyectos muy potentes y que esto llevará abundancia. Por otro lado, imagino que esto no llevará a que cambie el sistema precario que teníamos antes. Primero se tienen que caer muchos muros.

Deseo añadir algún comentario

ImageImageImageImageImage
Para que las artes escénicas en línea/a distancia tengan un futuro hace falta un cambio de 180° en la visión de lo que es teatro por parte de muchos creadores que piensan que “esto no es teatro”
Antes de la pandemia, las artes escénicas necesitaban movilizaciones del sector para ejercerse con dignidad y ahora, tras la pandemia, más todavía.
Es necesario que vuelvan a programar con aforos más amplios.
Hemos aprendido mucho sobre tecnología y hemos descubierto nuevas formas de conectar con el público. Me quedo positivamente con esta apreciación del 2020.
¡Es la ocasión de volver a soñar!
SI QUIERES PARTICIPAR…